La Agricultura Apoyada por la Comunidad y el cambio climático

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

¿Cómo contribuye la Economía Social y Solidaria (ESS) a la lucha contra el cambio climático? Judith Hitchman, Presidenta de Urgenci, explica el papel de la Agricultura Apoyada por la Comunidad y sus beneficios para mitigar nuestro impacto en el clima.

Escrito por Judith Hitchman, Presidenta de Urgenci

El cambio climático, o crisis climática, como ahora se le llama más correctamente, es el elefante en la habitación. Todo el mundo sabe que está ahí, y está actuando como si fuera invisible. Sin embargo, es la amenaza más mortal para la humanidad y la vida en la tierra. Este mes de septiembre se celebrarán varios eventos mundiales clave, desde la Cumbre sobre la Acción Climática hasta la Huelga Mundial por el Clima del 20 al 27 de septiembre.

Lamentablemente, cuando se trabaja a fondo en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a nivel de las Naciones Unidas, una se da cuenta rápidamente de que están construidos sobre un modelo de crecimiento inherente que continúa explotando más reservas planetarias y combustibles fósiles de los que nuestro planeta o el clima pueden soportar. Y que los indicadores que existen no pueden ser cambiados. Pero eso no debe impedirnos actuar sobre el terreno, así lo espero.

Sin embargo, aunque probablemente hayamos llegado al punto de inflexión en el que el daño a nuestro clima se ha vuelto irreversible, todavía podemos hacer mucho para mitigar los impactos. Y, de hecho, debemos abordar las cuestiones con la mayor urgencia posible, con marcos jurídicos a nivel estatal y de las autoridades locales. Poner la responsabilidad en los consumidores individuales no es más que un parche sobre la hemorragia de un cambio climático desbocado.

Por lo tanto, veamos algunos de los aspectos en los que podría ser posible hacer pequeños pero significativos impactos para mitigar los problemas candentes. Y están ardiendo ahora mismo, desde el Amazonas hasta el Ártico….

Los beneficios de la Agricultura Apoyada por la Comunidad (CSA)

La agricultura campesina, la agricultura familiar a pequeña escala, la pesca artesanal y la práctica indígena se combinan en la agroecología para proporcionarnos una ciencia, una práctica y un movimiento social que incluye la economía solidaria. Esto ha sido reconocido por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en los 10 Elementos de la Agroecología. Y las cadenas alimentarias cortas/directas, especialmente la agricultura apoyada por la comunidad, pueden ocupar un lugar destacado en la lista de vínculos entre los productores y los consumidores para construir sistemas alimentarios territoriales sostenibles. El modelo de la Agricultura Apoyada por la Comunidad (CSA) funciona sobre la base de un tándem de relaciones directas de solidaridad locales entre productores y consumidores, y tiene el concepto de riesgos y beneficios compartidos en el centro del concepto.

¿Cómo beneficia la CSA al clima? En primer lugar, la práctica agroecológica implica no utilizar elementos químicos o plásticos (en algunos casos esto puede implicar un período de transición). Utiliza técnicas como el acolchado y los cultivos de cobertura, así como el uso de estiércol a la antigua usanza como fertilizante. Y es posible luchar contra los insectos y las plagas a través de cultivos complementarios o de insecticidas naturales producidos en la granja. Por lo tanto, no se utilizan combustibles fósiles ni se recurre a la externalización. También hay varias maneras de minimizar el impacto en el suelo, como el método “sin labranza” (no-till) o el uso de caballos de tiro para arar los campos. Una vez más, no se recurre a combustibles fósiles. En el caso de la cosecha, también se hace mucho manualmente, como en el caso de Rupert Dunn, un maravilloso campesino panadero que cultiva sus propios granos tradicionales en Gales y cosecha los campos con una guadaña. En la mayoría de los CSAs, también hay días en que los miembros de CSA vienen a ayudar en la granja. Mis nietos pronto aprendieron que recoger patatas en su CSA era un trabajo duro y agotador. Ahora tienen una nueva apreciación del trabajo que se realiza en el cultivo de la papa!

A medida que el clima se vuelve cada vez más inestable, es esencial utilizar semillas campesinas locales que puedan adaptarse progresivamente a estos cambios. Tienen muchas más posibilidades de resistir, en comparación con las semillas híbridas o incluso modificadas por el método de modificación genética GM-CRISPR vendidas por las grandes empresas de semillas. También tienen un valor nutricional mucho mayor, tanto intrínsecamente como porque el suelo es sano y vive en un suelo con un rico microbioma. Lo que conduce a un microbioma humano sano y a personas más sanas y felices!

En términos de nutrición, el cambio climático está destinado a reducir el valor nutricional de los alimentos de una manera seria. El enfoque agroecológico y el traslado rápido de la comida a la mesa permiten optimizar el valor nutritivo. Muchos vegetales pierden el 30% de su valor nutricional y vitaminas, en particular después de los primeros 3 días. Se ha comprobado que los elementos químicos (pesticidas y fertilizantes) causan más de un 20% más de cáncer que una dieta de alimentos orgánicos/agroecológicos. Así que imagínese si su ensalada se cultiva en el sur de España, en una granja que utiliza elementos químicos, y ha viajado durante varios días para llegar a su supermercado….

El impacto de nuestro modelo actual

La tendencia global es también el control de toda la cadena alimentaria por parte de las empresas industriales de alimentos (los mismos grupos que poseen las semillas, los elementos químicos, y las granjas también poseen las empresas de procesamiento de alimentos y las cadenas de supermercados….). Lamentablemente, los alimentos procesados “baratos” y las comidas preparadas con un alto contenido de grasas y azúcar son ampliamente comprados por muchos consumidores. En muchos casos, la gente ha olvidado cómo cocinar, si es que alguna vez supieron hacerlo, lo cual es la norma para muchas de las generaciones más jóvenes.

Esto representa un peligro cuádruple: la destrucción del medio ambiente y el cambio climático a través de la agricultura industrial; el mito de los alimentos “baratos” basados en la explotación de la mano de obra y la falta de contenido nutricional real en los alimentos (las calorías frente a la nutrición es un grave problema mundial); el uso excesivo de combustibles fósiles en el procesamiento, el transporte y el embalaje excesivo. Y, por último, el costo de la atención médica excesiva relacionada con la obesidad y las enfermedades no transmisibles debido a la ingesta de una dieta poco saludable.

Este artículo no estaría completo sin una mención al cambio climático y a la gestión de nuestros ríos y océanos. El exceso de elementos químicos en las grandes granjas industriales convencionales y la liberación de lodos ha creado una situación muy tóxica para muchos de nuestros ríos a través del derrame, primero hacia los arroyos y ríos y luego hacia los océanos. Y esto a su vez contribuye a la acidificación de nuestros océanos. Y así como las granjas industriales a gran escala están produciendo carne y vegetales de mala calidad, la pesca industrial está destruyendo los océanos. Los pescadores artesanales pueden proporcionar pescado fresco a las comunidades locales y hay un número creciente de pesquerías apoyadas por la comunidad que funcionan de la misma manera que la agricultura apoyada por la comunidad. Urgenci trabaja actualmente en el desarrollo de esta actividad.

En términos de sistemas alimentarios territoriales sostenibles, y CSA en particular, también existe una baja huella de carbono en la entrega de las granjas a los consumidores. Los puntos de entrega se encuentran a menudo en las escuelas o en una cafetería del vecindario, por lo que los padres pueden acceder fácilmente a estos puntos sin tener que usar su coche más de lo que ya lo estarían usando. También es muy común que varios productores entreguen en el mismo punto, lo que permite a los consumidores hacer una “ventanilla única” como en el supermercado. ¡Excepto que es mucho más amistoso!

La importancia de las tierras comunitarias

También hay un cambio hacia la remuneración y la relocalización de la contratación pública: el paso a la producción local de alimentos y la preparación para las comidas escolares y la contratación pública ecológica es una fuerte tendencia emergente en muchas ciudades. Incluso puede involucrar a Fideicomisos Comunitarios de Tierras, o utilizar Tierras Municipales locales para cultivar los alimentos. La cuestión de la tierra es, en efecto, una de las cuestiones clave en la construcción de sistemas alimentarios territoriales sostenibles y de vínculos rurales urbanos garantizados. Es necesario preservar los cinturones verdes para garantizar la continuidad de la producción de alimentos y facilitar el acceso a la tierra a los jóvenes productores.

Los Fideicomisos Comunitarios de Tierras son una de las formas clave de hacerlo, así como las incubadoras y las escuelas de capacitación agroecológica de agricultor a agricultor. Las autoridades locales tienen un papel vital que desempeñar para facilitar estos aspectos. Existe una buena política en términos de las Directrices voluntarias de la FAO sobre gobernanza y tenencia de la tierra, los bosques y la pesca, así como de las Directrices voluntarias para la pesca sostenible en pequeña escala. Asimismo, hay un número creciente de cooperativas dirigidas por agricultores y consumidores, y muchas manifestaciones diferentes de un movimiento creciente para relocalizar nuestros sistemas alimentarios y luchar contra el cambio climático. Este cambio está claramente alineado con muchos valores de la economía solidaria, generalmente implica una gobernanza participativa, y tiene la creciente implicación de las Autoridades Locales a diferentes niveles. Existen diferentes mecanismos para garantizar la asequibilidad de las personas socialmente excluidas.

El compromiso con la CSA implica aprender a usar lo que hay en tu parte semanal y a cocinar de una manera algo diferente que si haces una lista de compras y vas al supermercado, pero es una aventura colectiva y, en general, una vuelta a la forma en que nuestros abuelos comían y cocinaban. La agricultura y la pesca apoyadas por la comunidad son, con diferencia, el modelo más comprometido, y la lucha por reapropiarse de nuestro sistema alimentario a través de la soberanía alimentaria y el derecho a la alimentación es fundamental. Los derechos humanos son indivisibles. Los derechos de la Madre Tierra y el derecho a una alimentación sana y nutritiva están estrechamente vinculados y son el núcleo de nuestra lucha para detener el cambio climático galopante.

Ripess
RIPESS is a worldwide network of continental networks promoting the Social Solidarity Economy, in order to transform our economy by putting people and the planet at the center of our activities.

ACS agroecología cambio climático ODS Urgenci