Dar visibilidad a las heroínas invisibles – editorial de Judith Hitchman, Co-coordinadora de RIPESS

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

El Día Internacional de la Mujer es una creación relativamente reciente: sólo data de 1975. Sin embargo, la lucha por los derechos de la mujer es mucho más antigua. Y ha sido larga y ardua. Y sigue siendo tan relevante hoy como siempre. Y aunque algunos derechos están ahora plenamente aceptados a nivel internacional, como el derecho a votar o a tener una cuenta bancaria propia, esto es sólo la parte visible del iceberg.

A nivel mundial, las mujeres siguen teniendo menos acceso a la educación que los hombres. Se les paga menos y, en el mundo empresarial capitalista, tienen muchas menos oportunidades de ascender. Es el famoso «techo de cristal». Y en muchos casos no se cumplen sus derechos legales a heredar y poseer tierras, por no hablar de sus derechos sexuales y reproductivos. El mundo sigue dominado con demasiada frecuencia por sistemas patriarcales…

También es significativo el hecho de que durante la crisis de Covid-19 la violencia doméstica contra las mujeres se haya duplicado (y esto es una estimación conservadora, basada en las estadísticas de la ONU), y que la OIT haya calculado que se han perdido al menos 255 millones de empleos. Pero estos son sólo los empleos formales; y muchas mujeres en todo el mundo siguen en el sector informal. Y estos empleos también se han perdido. Ahí están las cifras, y luego hay una realidad mucho más dura.

Pero, ¿qué hay de la economía feminista y de las mujeres en la Economía Social Solidaria? La ESS se centra en las personas antes que en los beneficios, lo que encaja bien con el enfoque feminista.

Como explica Julie Matthei (2009), «las mujeres han sido actores clave en la construcción de soluciones transformadoras de economía solidaria para las crisis capitalistas, por tres razones principales. En primer lugar, las mujeres están en grave desventaja con los mercados laborales capitalistas debido a su menor acceso a los ingresos familiares y a la educación, por sus obligaciones laborales de cuidado y por la persistencia de la discriminación por razón de sexo y el acoso sexual. En segundo lugar, estas mismas obligaciones laborales de cuidado pueden motivar a las mujeres a extremar su ingenio cuando las necesidades básicas de sus familias, especialmente las de sus hijos, no están cubiertas. En tercer lugar, la formación de género de las mujeres para priorizar el cuidado de los demás y la provisión concreta de sus necesidades nos lleva a menudo a elaborar soluciones económicas distintas de las capitalistas; soluciones que sitúan la provisión de necesidades por encima de otros valores».

Aunque las mujeres representan la mayoría en los movimientos de la ESS y contribuyen al desarrollo de la economía en todo el mundo, siguen siendo invisibles.

Las realidades a las que se enfrentan a menudo se pasan por alto o se tratan como algo periférico en el intercambio iniciado por las redes locales, nacionales e internacionales de la economía social y solidaria. Dado que el sector público en diferentes partes del mundo está empezando a reconocer el valor añadido de la ESS para el desarrollo de la comunidad, la importancia de resaltar la contribución y las habilidades de las mujeres en el sector de la ESS garantizará que sus necesidades e intereses se tengan más en cuenta.

Por eso hemos decidido rendir homenaje a estas heroínas invisibles y presentar a ocho mujeres que luchan por un mundo más justo y solidario. Sabemos que esto es sólo un pequeño grano de arena, pero realmente creemos que hacer más visibles a las mujeres, valorar su trabajo, cumplir con sus derechos humanos, económicos, sociales y medioambientales en el sentido más amplio del término es algo que se apoya en los conceptos fundamentales de la ESS.

Ripess
RIPESS is a worldwide network of continental networks promoting the Social Solidarity Economy, in order to transform our economy by putting people and the planet at the center of our activities.