«Como muchas personas, elegí ser parte de la solución y participar en redes para marcar la diferencia» Entrevista con Ethel Cote

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

Ethel Côte es experta en economía social y solidaria con perspectiva de género, miembro de la Red Canadiense de Desarrollo Económico Comunitario, administradora en el primer consejo de administración de la RIPESS, referente de ESS PG en Quartier du Monde, profesora en la Escuela de Innovación Social.

 

¿Por qué te implicaste en la ESS?

A los 13 años me afilié a nuestra caja popular y desde entonces soy socio.

A una edad muy temprana, tuve hijos y conocí la pobreza. Fue a través de la solidaridad que salí de ella. Primero descubrí el movimiento asociativo, las organizaciones de autoayuda de mujeres y la cooperación. Viví en una cooperativa de viviendas y en una cooperativa de alimentos del barrio. Después, trabajé en el movimiento asociativo en varios sectores de actividad. Una cosa llevó a la otra y me encontré con que era director del Conseil de la coopération de l’Ontario, una organización que estaba inactiva en ese momento pero que revivimos. Fue entonces cuando tomé conciencia de todo el movimiento cooperativo y del desarrollo económico comunitario, pero de la invisibilidad de las mujeres y de las desigualdades en un movimiento que reivindica la inclusión y la igualdad. Como muchas personas, elegí ser parte de la solución y participar en redes para marcar la diferencia. Hace 25 años, creamos servicios y programas que tienen en cuenta el género. Soy miembro de CCEDNet desde su creación y he participado activamente en los comités y en la junta directiva durante algunos años. Siempre he participado en las iniciativas de la ESS, desde el nivel local hasta el global. Esta es sin duda la razón por la que me encontré representando a Canadá en el primer Consejo de Administración de la RIPESS.

 

¿Podría hablarnos de la participación de las mujeres en la ESS en su país?

En Canadá, como en todos los países del mundo, las mujeres que participan en la economía social y solidaria son muy activas. Crean y gestionan empresas colectivas en varios sectores de actividad, tanto en zonas rurales como urbanas. Siguen defendiendo la igualdad de género y la capacitación de las mujeres en sus empresas colectivas, en la sociedad y también en los movimientos de cooperativas, economía social y desarrollo económico comunitario.

Observamos que, desde hace varios años, varios intermediarios están cuestionando sus servicios de acompañamiento, formación y financiación para adaptarlos a fin de apoyar mejor las iniciativas de Economía Social y Solidaria de las mujeres.

Hemos multiplicado los espacios de debate, de sensibilización y de aprendizaje en el marco de las grandes conferencias: los congresos de la RCDEC, la FIESS, el GSEF, e incluso desde 2005, durante las grandes conferencias sobre la globalización de la solidaridad organizadas por la RIPESS, para denunciar, reflexionar, proponer y actuar.

 

¿Cuáles son los mayores retos que detecta que frenan el camino hacia la igualdad efectiva entre mujeres y hombres?

Estoy convencida de que, a pesar del importante papel desempeñado por las mujeres en los movimientos y prácticas empresariales, todavía no se ha alcanzado la igualdad entre mujeres y hombres, sobre todo en términos de igualdad salarial, diversidad de opciones profesionales o acceso a los recursos económicos y políticos. Somos más visibles y a la vez invisibles. Las realidades a las que nos enfrentamos son a menudo omitidas o tratadas al margen de las sesiones de intercambio iniciadas por nuestras redes, ya sean sectoriales, provinciales, nacionales o internacionales, de la economía social y solidaria.

Pero desde hace algún tiempo, compruebo que la apertura y la escucha están más presentes que nunca y el compromiso de muchos, mujeres y hombres, que se preocupan por estas cuestiones de fondo y que actúan para aplicar prácticas solidarias y estructurar estrategias que promuevan la igualdad de género y la autonomía económica de las niñas y las mujeres aquí y en otros lugares.

En mi parte del mundo, en el Ontario francés, a pesar de la falta de recursos, nos estamos organizando. Estamos trabajando en todos los frentes y estamos condenados a la solidaridad si queremos cambiar la situación. Estamos aumentando los espacios para la formación en ESS con perspectiva de género y el número de participantes sigue creciendo con cada reunión.  Colaboraremos con nuestras hermanas de habla inglesa, dentro de WOSEN, para beneficiarnos de recursos adicionales, lo que nos ha permitido, entre otras cosas, en colaboración con una docena de organizaciones de habla francesa, ofrecer un nuevo programa de formación de la ESS en francés con perspectiva de género.

Seguramente, la trayectoria que he tenido el privilegio de vivir dentro de Quartier du Monde y de la red Femmes du Monde, como referente en la ESS con perspectiva de género, me ha permitido fortalecer mis propias competencias y proponer estos recursos, cuidadosamente co-construidos por unas sesenta mujeres de varios países, en nuestros colectivos franco-ontanos.

 

¿Qué ventajas ves en que las organizaciones locales pertenezcan a redes mundiales?

Todos queremos cambiar el sistema, cambiar la situación, proponer una economía con rostro humano, crear empleos dignos, promover la autonomía de las mujeres y de todos los marginados por los sistemas… pues bien, he aprendido a través de mis pequeñas y grandes experiencias de solidaridad que juntos llegamos más lejos y somos más fuertes.  Creo y siempre he creído en este trabajo en red y en la importancia de tejer vínculos entre todas las prácticas, conceptos y esta economía que es una alternativa real a la economía dominante.

Además, vivo en una comunidad minoritaria, y dicho esto, vivir en francés es una lucha diaria.  Ganamos nuestras escuelas, ganamos nuestro hospital, ganamos nuestra universidad y nuestros colegas porque caminamos juntos, porque llevamos al gobierno a los tribunales, porque nos mantuvimos unidos. En el ámbito empresarial, siempre he creído que ahí también podríamos unirnos para crear riqueza colectiva, más empleos dignos, revitalizar nuestros pueblos, etc.

 

¿Cómo percibes el impacto de Covid-19 en la situation de mujeres?

Ya en un contexto de globalización y de varias crisis económicas y sociales, las mujeres se vieron especialmente afectadas.  En tiempos de pandemia, esta gran crisis humana es aún más difícil para las mujeres de todas las edades.

Como sabemos, las mujeres son mayoría en las asociaciones, cooperativas y empresas de economía social. Trabajan duro en ello y muchas de estas estructuras han tenido que cerrar sus puertas, lo que tiene un impacto directo en los ingresos y la calidad de vida de las mujeres y las familias.  Los servicios básicos se han interrumpido. La violencia doméstica ha aumentado en todos los continentes y también en nuestro país.

Muchas mujeres ya tenían doble o triple trabajo.  Incluso hoy en día, sigue sin haber un reconocimiento del trabajo reproductivo en la sociedad y en nuestro movimiento de la ESS.  En tiempos de pandemia, las mujeres están siempre en primera línea, ahora con 4 o 5 veces más de tareas familiares, trabajo, con los hijos en casa a tiempo completo durante varios meses, etc.

Más que nunca la cooperación es importante en estos tiempos difíciles y la ESS tiene el potencial de ofrecer una recuperación centrada en las personas y el planeta con sus modelos de organizaciones colectivas y de producción responsable de bienes y servicios.

Ripess
RIPESS is a worldwide network of continental networks promoting the Social Solidarity Economy, in order to transform our economy by putting people and the planet at the center of our activities.