«La cooperativa de mujeres es el lugar privilegiado para la expresión y el empoderamiento de las mujeres en todos sus aspectos» Entrevista con Sabine Martel

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

 

 

 

 

 

Entrevista con Sabine Martel, consultora en igualdad de género para asociaciones y empresas de la ESS en la región PACA (Francia), miembro de Osez le Féminisme 84 y especialista de las cooperativas de mujeres.

 

Hola Sabine, ¿cómo nació tu compromiso con las cooperativas de mujeres del Sur?

En 1998, la asociación de solidaridad internacional Asmae me envió a Filipinas para crear un taller de costura para mujeres de entornos desfavorecidos. Desde entonces, me interesé especialmente por las cooperativas de mujeres, convencida de que la cooperación y la economía solidaria son la base del empoderamiento de las mujeres. De vuelta a Francia, oriento mi formación y mis compromisos profesionales hacia la economía social y solidaria, con la idea de desarrollar mis competencias para poder volver a los países del Sur a apoyar el desarrollo de las cooperativas de mujeres. Así, obtuve un DESS en ingeniería de proyectos de ESS, me incorporé a la red France Active como empleada y participo de forma voluntaria en la gobernanza de asociaciones para la integración a través de la actividad económica. Después, en enero de 2011, tras 7 años en la red France Active, me voy a dar la vuelta al mundo durante casi 3 años, para conocer las cooperativas de mujeres de los países del Sur. El objetivo de este viaje solidario es sumergirme en sus culturas para entenderlas desde dentro, para acompañarlas mejor. De vuelta a Francia, me incorporo a una cooperativa de actividad y empleo para iniciar mi actividad como consultora en ESS. Por último, estoy haciendo un máster en sociología especializado en estudios de género. Mi tesis de investigación, defendida a finales de 2020, versa sobre las relaciones de género en la ESS, y más concretamente sobre la integración a través de la actividad económica. A través de esta tesis de investigación, me doy cuenta de hasta qué punto todo el trabajo que he realizado en Francia está marcado por mi experiencia con las cooperativas de mujeres en los países del Sur. Y lo beneficioso que sería poder crear más puentes e intercambios de prácticas entre el Norte y el Sur.

 

¿Cree que podemos encontrar algunos puntos comunes entre estas cooperativas de mujeres?

Durante mi vuelta del mundo, me reuní con unas 80 organizaciones de mujeres en 17 países de África, Asia y Sudamérica. Aunque operan en continentes diferentes, sin contacto entre sí, tienen algunos puntos en común. Estas cooperativas de mujeres actúan principalmente en los sectores textil, artesanal o agroalimentario, transfiriendo los conocimientos tradicionales de la esfera reproductiva (el hogar) a la esfera productiva (la empresa). Cuando los hombres venden las materias primas, las mujeres las procesan.

 

 

Pero las mujeres no pueden acceder a los mercados nacionales o internacionales porque están relegadas a una economía informal y, por tanto, invisible. Sin la ayuda de las ONG o asociaciones occidentales, se ven confinadas en los mercados locales y no pueden acceder a las redes de comercio justo. Pero corren el riesgo de depender de estas organizaciones para acceder a los mercados exteriores. Es el caso de esta pequeña organización de tejedores de cestas en un distrito de Antsirabé, en Madagascar, y de una cooperativa de bordadoras.

 

 

Cuando las asociaciones francesas que les proporcionaban salidas comerciales a través de sus propias redes decidieron retirarse, los dos grupos se encontraron en grandes dificultades. La cooperativa de bordadoras despidió a las ¾ partes de su plantilla cuando la asociación de tejedoras de cestas intentó sobrevivir como pudo vendiendo sus sombreros a un precio irrisorio en el mercado local.

 

¿Cuál es el impacto de esta actividad femenina?

En ocasiones, las mujeres desempeñan un papel fundamental en el mantenimiento o la reactivación de la actividad económica local. La UGER de Bama (Burkina Faso) contaba con 9 grupos de sancochadoras de arroz que empleaban a 540 mujeres en el momento de nuestra reunión.

 

 

Gracias a la promoción de sus conocimientos tradicionales de sancochado de arroz, las mujeres han hecho posible preservar las ventas del arroz local, que corría el riesgo de ser sustituido por el arroz chino. Me hizo gracia ver que los maridos, que vendían el arroz crudo a las cooperativas de sus mujeres, ¡se habían convertido en dependientes económicos de ellas! En el sur de Senegal, en Casamance, un colectivo de mujeres ha iniciado una acción para salvar el manglar, amenazado de destrucción, al igual que todo su ecosistema, por la pesca intensiva y la caza furtiva.

 

Y a nivel social, ¿cuáles son los beneficios de este tipo de asociación?

La autonomía financiera de las mujeres conseguida a través de la actividad económica sirve también de soporte para una acción social que beneficia a toda la familia, y en primer lugar a los niños. Las ganancias se destinan principalmente a la educación escolar de los niños. Para estas mujeres es muy importante que sus hijas e hijos puedan ir a la escuela y reclamar una vida mejor que la de sus padres. Gracias a la cooperativa, las mujeres también pueden acceder a formación para mejorar sus habilidades, profesionalizarse técnicamente o tomar clases de alfabetización. Porque muchas de ellas son analfabetas. La alfabetización suele integrarse en el proyecto de una cooperativa, ya que la autonomía y el empoderamiento de las mujeres también dependen del conocimiento.

 

 

En la India, en Gujarat, las cooperativas de bordadoras están dirigidas por indígenas alfabetizadas de casta superior. Al igual que la cooperativa Qasab, saben cómo recaudar fondos; tienen tiendas y venden a nivel internacional.

 

 

La cooperativa es también una forma de que las mujeres afirmen su identidad indígena, como en Méjico (Chiapas), Guatemala, Bolivia o Perú, a través del tejido tradicional. Algunos también están probando tintes naturales a base de plantas locales.

 

 

¿Cree que estas cooperativas empoderan a las mujeres que participan en ellas?

¡Claro que sí! Las cooperativas de mujeres cultivan la sororidad y la autoayuda, como los grupos de autoayuda de la India. Como las mujeres son consideradas insolventes, no tienen acceso a los bancos. Por ello, han encontrado sistemas alternativos, como el ahorro colectivo, que funcionan bien en las zonas rurales. Esta es la forma dominante de microcrédito en la India. Los grupos de autoayuda han pasado de 500 en los años 1990 a casi 2 millones en la década de los 2010.

 

 

En Ecuador, las mujeres han creado el foro de mujeres, una red que hace campaña y se manifiesta en defensa de los derechos de las mujeres, a menudo violados en los países latinoamericanos.

La cooperativa de mujeres es el lugar privilegiado para la expresión y el empoderamiento de las mujeres en todos sus aspectos. Tanto en Bolivia, el país del cooperativismo, como en Paraguay, conocí la Escuela de capacitación integral de las mujeres cooperativistas, una escuela interamericana presente en 5 países latinoamericanos, que acompaña a las mujeres en su camino de empoderamiento con fines políticos.

 

 

En Santa Cruz (Bolivia), esta escuela está coordinada por el Comité de Equidad de Género de una gran y ejemplar cooperativa eléctrica, que cuenta con un 40% de mujeres en su consejo de administración. Los tres temas principales de la formación son el desarrollo personal, la gestión cooperativa y la participación política. Sobre todo, se han creado espacios de diálogo, expresión e intercambio de experiencias para estas mujeres. También son espacios para aprender sobre sus derechos a ser escuchadas y respetadas, tanto en privado como en público.

Algunas cooperativas se benefician de las redes que, como la «escuela de mujeres», permiten intercambios de prácticas y momentos de compartir la sororidad. Pero en el momento en que las conocí, pocas cooperativas formaban parte de una red identificada. En Madagascar, está surgiendo una red de comercio justo en la capital, pero la dificultad es llegar a las zonas rurales.  En Burkina Faso o Mali, los grupos de mujeres a menudo fueron acompañados en sus inicios por ONG internacionales, de las que siguen dependiendo años después. Lo mismo ocurre en Camboya o Tailandia.

 

¿Cómo podrían contribuir las redes intercontinentales de la ESS a una verdadera potenciación de estas cooperativas de mujeres?

Pertenecer a redes más amplias permitiría a estas mujeres dar visibilidad a sus cooperativas fuera de su ámbito local y tener oportunidades de formarse y mejorar sus prácticas. También les permitiría unir fuerzas con otras empresas para encontrar nuevas salidas comerciales para sus productos, e incluso establecer conexiones internacionales a través del comercio justo.

Ripess
RIPESS is a worldwide network of continental networks promoting the Social Solidarity Economy, in order to transform our economy by putting people and the planet at the center of our activities.