Carta para la igualdad Hombre-Mujer en la economía social solidaria

17/02/2017

see article in / ver artículo en / voir l'article en: Inglés, Francés

Las mujeres de Quebec proponen al “Chantier de l’économie sociale” un proyecto de carta.

La igualdad hombre-mujer como condición para un buen desarrollo de la economía social solidaria (ESS) es un tema que ha llevado a varios grupos a tomar medidas para hacer frente a los retos de las desigualdades actuales. Para ello, sería deseable que todas las redes involucradas en la economía social solidaria, puedan establecer una carta que abogaría por la igualdad de género, como la carta siguiente.

El grupo de trabajo “Mujer y economía social solidaria (ESS)“, que ha organizado un taller en el GSEF 2016, da un buen ejemplo proponiendo esta carta a su red, con el objeto de destacar hechos reales y desequilibrios en cuento a la situación de las mujeres en la economía social. También tiene como objetivo presentar el papel de la mujer en el entorno de la economía social, ayudar y alentar a las mujeres a participar en la emprendeduría colectiva y sobre todo a garantizar la igualdad de género en las instituciones.

 

Carta para la igualdad entre mujeres y hombres en la

economía social en Quebec

 

Mientras que las mujeres representan el 71% de la población activa en la economía social en Quebec y que desempeñan un papel importante en la economía social, tanto como fundadoras de empresas, directoras, empleadas y beneficiarias;

Teniendo en cuenta que, a pesar del papel destacable al nivel económico, social y político de las mujeres en la economía social en Quebec, la igualdad entre mujeres y hombres es un tema pendiente tanto respecto a la igualdad de remuneración, a la diversidad de opciones de carrera o al acceso a los recursos económicos y políticos. Que esta misma igualdad no está o está mal documentada como lo demuestra la ausencia de datos de género o estudios sobre el tema. Que la discriminación sistémica que sufren las mujeres también existe en la economía social;

Considerando que, en el plano internacional, las mujeres representan más del 50% de la población, que proporcionan el 67% de las horas de trabajo, pero ganan sólo el 10% de los ingresos y por lo tanto son los primeros afectados por la pobreza y la precariedad ;

Mientras que la ESS, con el objetivo de promover la eficiencia, la equidad y el desarrollo sostenible, tiene activos para reducir estas desigualdades (estructuras democráticas, el cambio social, la primacía de las personas sobre el capital, etc.);

El “Le Chantier de l’économie sociale”, sus directores y directoras, miembros y socios se comprometen a:

  • Asegurar una perspectiva transversal de género en sus políticas y proyectos, especialmente mediante la aplicación sistemática del análisis comparativo entre los sexos durante la ejecución de sus proyectos;
  • Reconocer y destacar el papel de la mujer en la economía social, en particular a través de la difusión de datos de género disponibles y mediante una comunicación no sexista en estas plataformas web, redes sociales y otras herramientas de promoción;
  • Documentar, tanto cualitativamente como cuantitativamente, la cuestión de la mujer en la economía social o apoyar y promover esta investigación de datos para los socios que tienen la experiencia necesaria para hacerlo;
  • Apoyar la emprendeduría femenina colectiva en Quebec, en la continuidad del proyecto liderado en este tema por el Chantier, mediante la adaptación de los mecanismos de financiación actuales a las necesidades de las mujeres y el establecimiento de colaboraciones con redes y organizaciones de asesoramiento empresarial, sobre la base de un enfoque sistémico a la medida de las mujeres;
  • Desarrollarse sí mismo sobre la cuestión de la igualdad y sus desafíos en el sector de la economía social para luego capacitar y sensibilizar a los actores y actrices de la economía social en la materia;
  • Garantizar la igualdad y la diversidad dentro de su estructura, ya sea en los espacios de gobierno, órganos de decisión o dentro de los equipos de trabajo (la paridad y la diversidad dentro del consejo administrativo, igualdad y equidad de los sueldos, políticas de conciliación trabajo-familia, políticas de igualdad y diversidad dentro de los recursos humanos, etc.);
  • Promover la creación de espacios de consulta e intercambios para abordar la cuestión de la igualdad tanto a nivel internacional, provincial, regional y local, incluyendo el fomento de alianzas con el movimiento de mujeres;
  • Desarrollar indicadores adaptados para garantizar la aplicación, el seguimiento y la evaluación de los compromisos previamente designado.

 

Esta carta se inscribe en la continuidad de las acciones emprendidas relacionadas con la igualdad de la economía social, y se inspira de las reflexiones y recomendaciones siguientes:

La actividad “Mujeres en el corazón de la economía social solidaria” actividad celebrada el 17 de octubre de 2011 en Montreal como parte del Foro Internacional sobre la Economía Social y Solidaria (FIESS)

La Declaración de Manila aprobada por la 5ª Reunión de la economía social y solidariaen octubre de 2013

El Informe Final del Grupo de Trabajo “Mujer y ESS”: Igualdad hombre-mujer, una condición esencial para el desarrollo de la economía social solidaria en diciembre del año 2016

La igualdad hombre-mujer, un requisito previo para el desarrollo de la economía social!